CADA CUANTO TIEMPO PINTAR LA CASA

Con que frecuencia pintar la casa

CADA CUANTO TIEMPO PINTAR LA CASA

Tanto si piensas llamar a un pintor profesional como hacerlo tu mism@ puedes llegar a tener dudas de cual es la frecuencia con la que deberías pintar tu casa.

Por regla general deberías pintar la casa cada 5 o 7 (cinco a siete) años como promedio, sobre todo si utilizas una pintura de buena calidad. Hay otro factores como la polución, las humedades y los daños en la pintura que pueden hacer que necesites pintar más a menudo. La durabilidad de la pintura disminuye con su uso y por supuesto su antigüedad. Como profesional te recomiendo pintar cada 3 o 4 años.

Es posible que el techo de un aseo, una cocina o un recibidor pidan una mano de pintura antes. Sin embargo, no todas las habitaciones se ensucian por igual y por lo tanto no necesitan pintarse con tanta frecuencia. Un mejor enfoque sería no pensar en pintar todo de una vez, si no en ir renovando zonas de forma selectiva.

La suciedad o las paredes manchadas no son el único motivo para renovar la pintura de nuestro hogar. A veces pueden proliferar algas, hongos, bacterias y otros microorganismos (y no precisan de una pintura específica, tenemos un artículo sobre pintura anti-bacterias donde lo explicamos).

Sanear con una nueva capa de pintura suele ser más que suficiente.

¿POR QUÉ ES NECESARIO PINTAR LAS CASAS?.

Básicamente puedo resumirlo a tres motivos: Por higiene, por aspecto y por cuidado de las superficies.

Con el tiempo, sobre las paredes se va acumulando suciedad y polvo como en cualquier otra superficie de la casa. Incluso siendo una pared una superficie vertical. Si no la limpias con un desinfectante (como tu madre hacía) podrás terminar favoreciendo el crecimiento de mohos, hongos y bacterias. No es necesario emplear una pintura “bactericida” tan en boca de todos en estos momentos. Basta con pintar de nuevo el soporte (pared), con lo que conseguiremos una superficie perfectamente saneada.

Por otro lado, posiblemente pases demasiado tiempo de tu vida en casa. Y cada vez más. Sentirte a gusto en ella es un imperativo para lograr una calidad de vida óptima. No digo que no se pueda ser feliz en un apartamento con las paredes sucias y desgastadas. Es que puedes ser más feliz invirtiendo ese pequeño esfuerzo en sanearlas y darles un nuevo color. Te sentirás a gusto y además tendrás la satisfacción de haberlo hecho tu mism@ por iniciativa propia… ¡Dos por uno!.

Si dejas pasar demasiado tiempo sin pintar, el uso normal de la vivienda terminará notándose en las paredes. Especialmente en las zonas mas transitadas de la casa o en aquellas en que se acumulan grasas (cocina) y humedades (los baños). Tienes que pensar en la pintura como si de una capa protectora para la pared se tratase.

Si en algún punto ha empezado a descascarillarse y se ve expuesto el yeso de la pared, el proceso se acelerará cada vez más y finalmente tendrás un agujero demasiado evidente como para no tratarlo la próxima vez que pintes.

CADA CUANTO TIEMPO PINTAR LA CASA.
Esta pared necesita urgentemente una buena mano de pintura
Un caso extremo de deterioro por humedad ignorado largo tiempo. El propio ladrillo ha empezado a descomponerse.

BENEFICIOS DE PINTAR LA CASA

Enumeraré aquí algunos de los beneficios para pintar en casa. Las personas tendemos a acostumbrarnos a lo que nos resulta familiar perdiendo la capacidad de distinguir los pequeños cambios que se dan en el ambiente. A veces no somos conscientes de lo deteriorada que está la pintura de casa hasta que pintas de nuevo.

Se deterioró tan poco a poco que fuiste incapaz de verlo. Y aún así era algo necesario.

ELIMINAR MANCHAS Y MARCAS PERMANENTES

No sólo hablamos de las manchas más obvias al tocar la pared con las manos sucias o daños en la pintura debido al roce. Aunque no se perciba a simple vista, seguramente todos habremos presenciado la típica escena en la que al quitar un cuadro que llevaba mucho tiempo sobre la pared, se percibe perfectamente como la pintura se ve totalmente distinta.

La pintura se deteriora a lo largo del tiempo debido a diversos factores. El humo (tanto del tabaco como el de la contaminación) terminan impregnándose en la pared oscureciendo el color y haciéndolo ver más viejo. Igualmente los rayos ultravioletas de la luz del sol apagan con el tiempo los colores haciéndolos ver deslucidos y pálidos.

PROTECCIÓN DE SUPERFICIES

Pintar regularmente las paredes interiores ayudará a resistir el desgaste que poco a poco haces al rozar las paredes incluso sin darte cuenta. Muchas veces las zonas cercanas al interruptor de la luz (por poner un ejemplo) se deterioran muy rápido y aparecen las primeras manchas apenas un par de años después. No sería un mal momento para pintar esa pared de un color distinto y darle un aire diferente a la habitación hasta el próximo repintado.

AUMENTA EL VALOR INMOBILIARIO DE LA VIVIENDA

Obviamente si estas pensando en vender o alquilar tu vivienda, contar con unas paredes impolutas pintadas con colores elegantes y no estridentes aumentará su valor. Más allá del valor económico del trabajo, tienes que tener en cuenta el efecto que causará en el comprador o arrendatario ver unas paredes sucias, desgastadas o con colores poco favorecedores. Parece mentira, pero de toda la construcción que supone una casa, esas últimas 15 micras que forman la capa de pintura, es la que más influencia tiene en su aspecto general.

También ayudará a que el deterioro que causa la humedad sobre la pintura no llegue al punto de producir desconches (que te obligarán a enmasillar los desperfectos) o mantener a raya la expansión del moho.

UNA FORMA ECONÓMICA DE DAR UN NUEVO AIRE

A veces cuesta ser creativo a la hora de pintar en casa. Pero algo tan sencillo como pintar una pared del salón o el recibidor con un color algo atrevido puede dar un aire completamente distinto a la estancia. No sólo por el color de la propia pared, si no porque la luz al reflejarse en ella nos devolverá parte del color tiñendo sutilmente toda la estancia.

Cuando hablo de ser atrevido no sólo me refiero a colores estridentes o chillones, puedes elegir tonos muy oscuros si los aplicas en una sola pared y así lograr un toque elegante en la habitación.

Además, puedes ahorrar más todavía con solo tener en cuenta algunos factores que te cuento en este artículo.

CADA CUANTO TIEMPO PINTAR LA FACHADA

En caso de que tengas que decidir pintar la fachada exterior de tu casa, el criterio es algo más estricto. Cuando hablo de superficies expuestas al exterior y a la agresión del medio, el deterioro puede llegar a ser estructural y no sólo algo visual.

Dependiendo de la orientación de la fachada, el clima y el revestimiento sobre el que está aplicada la pintura, necesitas pintar más frecuentemente o menos.

Por ejemplo, en fachadas orientadas hacia el norte o en zonas húmedas donde llueve habitualmente, los principales problemas serán de humedad. Si ves que la pintura empieza a dañarse visualmente y no pones remedio, la humedad terminará penetrando en el soporte a través de esos desperfectos aumentando los daños rápidamente. En casos extremos las reparaciones requieren eliminar el viejo revoque, con lo que el coste aumenta considerablemente.

En fachadas orientadas hacia el sur o en zonas secas donde la humedad no es el problema, pero son muy soleadas, el problema es distinto. Los principales daños que podrás observar en la pintura son los que causan la extrema sequedad del ambiente (que vuelve a la pintura más quebradiza) y la radiación ultravioleta proveniente del sol. Ésta es la responsable de la rápida degradación de los colores expuestos a la luz solar intensa.

CADA CUANTO TIEMPO PINTAR LA CASA
Típico aspecto de pintura sobre madera castigada por el sol y la falta de humedad

CUANDO PINTAR LA CASA

En este apartado me refiero a qué época del año elegir para pintar. Suele haber dudas (bastante razonables) sobre si pintar un día demasiado caluroso o demasiado frío y húmedo influye en el resultado.

Y si, influye en el resultado de formas muy diversas. Si pintas un día demasiado seco y caluroso, la pintura tenderá a perder la humedad muy rápidamente volviéndose más densa mientras la extiendes sobre la pared. Eso hará que gastes más pintura y además favorecerá la aparición de texturas extrañas en la pared por acumulación de pintura que ya había comenzado a secarse.

Por otro lado, sin pintas un día frío y lluvioso de invierno el problema principal que tendrás es que a la hora de lograr un secado consistente para dar una segunda mano, este secado se producirá más lentamente y esto te atrasará. En algunas ocasiones puedes llegar a necesitar 24 horas o más para que todos los rincones sequen perfectamente, lo cual entorpece muchísimo el trabajo.

¡Ni hablemos de temperaturas bajo cero! He visto con mis propios ojos pintar una pared con temperaturas bajo cero y parecer que todo ha ido bien… Hasta que la temperatura sube, la pintura recién aplicada se descongela y empieza a chorrear por todas partes.

Lo ideal cuando pintes es que la temperatura ronde los 25 grados con una humedad en torno al 60%, pero claro… ¡No vives en un laboratorio!.

Bastaría con evitar días especialmente calurosos o fríos y húmedos. Y si aún así tenemos que hacer el trabajo, trataremos de ralentizar el secado de la pintura en el primer caso cerrando puertas y ventanas. Y aportando algo de calor y mucha ventilación en el segundo.

CONCLUSIONES

Desde PintarCasa apuesto por enfrentar el tema de la pintura del hogar de una forma distinta. En la mayoría de ocasiones, se actúa tarde y cuando te dispones a pintar toda la casa el presupuesto sube y te ves abocado a tratar de hacerlo por tu cuenta para ahorrar dinero.

Si te lo tomas de una forma más ligera, puede llegar a ser un proceso creativo, divertido y fácil.

¿Por qué no intervenir y pintar el techo del aseo ahora que se ha empezado a estropear? Te llevará apenas unas horas y mantendrá un aspecto magnífico.

¿Por qué no pintar justo ESA pared que se ve tan estropeada? Quizás el resto de la habitación tiene un aspecto razonablemente bueno y aprovechar para arriesgar con un color distinto solucionará el mal aspecto y dará una vida nueva a toda la estancia.

Así harás pequeñas intervenciones nada costosas y evitarás tener que abordarlo todo junto de una sola tacada, lo cual puede suponer un esfuerzo considerable.

¡Gracias por llegar hasta aquí! Espero que te haya resultado útil.

¡Síguenos en Facebook e Instagram!.

QUIZÁS TAMBIÉN TE INTERESE ALGUNO DE ESTOS ARTÍCULOS: