COMO PINTAR CON RODILLO SIN MANCHAR

como pintar con rodillo sin gotear

Saber como pintar con rodillo sin manchar no es difícil. Y es mucho mejor prevenir que limpiar.

Así que… ¿Como pintar con rodillo sin manchar? La respuesta es sencilla, para pintar sin gotear ni manchar con el rodillo necesitamos:

  • Utilizar un rodillo adecuado
  • Diluir la pintura al punto justo
  • No dar demasiada velocidad al rodillo
  • Proteger todo lo que no queramos pintar

Todos los factores son igualmente importantes y vale la pena echarles un vistazo más de cerca para hacer un trabajo limpio y evitarnos la pérdida de tiempo de limpiar pintura esparcida por todas partes. ¡El diablo habita en los detalles!

QUE RODILLO UTILIZAR PARA PAREDES Y TECHOS

No todos los rodillos sirven para todos los tipos de pared o pintura. Es importante que escojamos el adecuado. No es preciso que conozcamos al detalle de qué material están compuestos. Normalmente se venden asociados al uso que van a tener, por lo que si buscas un rodillo para pared te será muy sencillo encontrarlo.

Lo verdaderamente importante es la longitud del pelo que escojamos. Ésto si que puede marcar la diferencia tanto en el resultado como en la cantidad de pintura que desperdiciaremos salpicándolo todo. Cuanto más largo sea el pelo del rodillo, más “inercia” adquirirá con el giro sobre la pared o el techo. Proyectando pequeñas gotas por toda la habitación.

Este problema de salpicaduras (que puede ser mínimo con una pintura densa), se puede convertir en un auténtico festival si además cometemos el error de diluir la pintura demasiado.

El grado de disolución en cualquier tipo de pintura es muy importante si no queremos crear chorreras y burbujas. Estas dos cuestiones se pueden convertir en un problema como explico en el artículo de pintar alicatados, pero como estamos hablando sobre la longitud del pelo del rodillo sigamos con ello.

¿Cómo se que longitud de pelo necesito? Pues depende de la textura que tenga la pared, o la cantidad y profundidad de imperfecciones que haya en ella.

Rodillos para paredes lisas o gotelé fino

Ten en cuenta que sobre paredes lisas, la longitud del pelo contribuye a “marcar” la superficie dejando un ligero relieve. Escoge el rodillo con el pelo más corto posible y que te permita llegar cubrir todas las imperfecciones que la pared pueda tener. Una longitud del pelo entre 7’5 mm y 15 mm dará un buen resultado.

Rodillos para paredes irregulares y gotelé convencional

En paredes ya texturizadas (gotelé de tamaño medio, paredes rústicas o ladrillos) debemos escoger un rodillo con el pelo lo suficientemente largo como para alcanzar a cubrir todas las imperfecciones de la pared fácilmente. Nos podemos beneficiar de que la textura de la pared disimulará el “dibujo” que dejará el pelo del rodillo al aplicar la pintura. Pero no hay que excederse. Si es un gotelé normal, una longitud entre 15 mm y 25 mm hará un buen trabajo.

Teniendo en cuenta que un pelo más largo dejará marcas más notables al pintar, en general, al utilizar rodillos es mejor pecar por defecto que por exceso en cuanto a longitud del pelo.

como pintar con rodillo sin manchar
Rodillo para gotelé con “pelo largo” (25 mm de longitud)

CUANTO DILUIR LA PINTURA

Nunca me cansaré en este blog de insistir en esto. La dilución de la pintura es un factor fundamental. No sólo para lograr un buen resultado si no por la comodidad y la limpieza que nos da una pintura correctamente tratada y diluida.

Es muy fácil entender por qué una pintura más líquida goteará más y salpicará sin control. A menor densidad, menor fuerza cohesiva del fluido y más proyección de micro gotas.

Estamos elaborando un artículo específico para que sepas como diluir cada tipo de pintura. Mientras tanto tengamos en cuenta algunas consideraciones:

  • Si diluimos la pintura demasiado poco, haremos más fuerza sobre la pared o techo y distribuiremos la pintura de forma irregular (además perderemos control sobre la herramienta y podemos manchar cualquier cosa)
  • Si la hacemos demasiado fluida, no sólo no cubrirá la capa anterior, si no que tenderá a gotear y salpicar apenas saquemos el rodillo del cubo. Una pintura muy líquida además no hará que gastemos menos pintura, si no probablemente todo lo contrario.

Para que veas la importancia que tiene el diluir bien la pintura, puedes visitar nuestro artículo de pintura para metales en el encontrarás un buen ejemplo de los problemas que te pueden surgir cuando la pintura no esta bien diluida.

Es complicado hacer una regla “general” de cuánta agua tenemos que echarle a tal o cual pintura. En la web del fabricante (y de hecho en la mayoría de cubos de pintura) podemos encontrar ese dato. Sólo tenemos que añadirle la cantidad de agua recomendada, remover hasta lograr homogeneizar todo el cubo y estaremos listos para pintar.

Siguiendo las indicaciones del fabricante lograremos cubrir el color anterior con la menor cantidad de manos posibles, dejando la menor cantidad de textura que permita la pintura y sobretodo, salpicando y goteando lo mínimo posible.

Si vas a utilizar una pintura en la que no se especifica cuánta agua agregarle puedes seguir un pequeño truco que utilizamos en el medio profesional.

La textura adecuada de la pintura ha de ser: ni tan líquida como la leche, ni tan espesa como la miel. Algo ligeramente más denso que el aceite de oliva te dará una buena aproximación para pinturas de pared (plásticas y acrílicas)

cuanto diluir la pintura
Vale, no hagas esa guarrada. ¿Pero ves lo densa que se ve la pintura? ¡Ese es el punto!

CUAL ES LA FORMA CORRECTA DE PINTAR CON RODILLO

Los problemas con la dilución de pintura y longitud del pelo empeoran terriblemente cuanto más rápido movemos el rodillo sobre el techo o la pared.

La causa principal por la que pintar con rodillo solemos manchar más de lo habitual es que al “rodarlo” sobre la pared le imprimimos cierta velocidad de giro. Las pequeñas gotas de pintura salen proyectadas en el sentido del giro a causa de la fuerza centrífuga.

La forma correcta de pintar con el rodillo es manteniendo una velocidad uniforme siguiendo un patrón en “W” por toda la superficie. No tenemos que hacerlo rápido, únicamente necesitamos hacer una ligera presión sobre la superficie y desplazarnos con seguridad manteniendo la presión uniforme y el ritmo constante.

Sumergiremos el rodillo en la pintura y empezaremos a extenderla sobre la pared o techo hasta que notemos que necesitamos aumentar la presión para seguir pintando. En ése momento deberíamos volver a cargar el rodillo y continuar con un nuevo tramo. Asegurándonos de superponer la zona ya pintada (y todavía húmeda) con la nueva zona que estamos cubriendo.

Lo idóneo es que después de mojar el rodillo en pintura, lo empecemos a mover sobre la pared siempre desde la parte superior (techo) hasta la inferior (suelo). No pintaremos la mitad de arriba y luego la mitad de abajo, pues pueden quedar marcas justo donde las dos áreas se unen.

Es muy importante no tratar de “estirar” demasiado la pintura con el rodillo hasta que esté casi totalmente seco. Si lo hacemos terminaremos haciendo más presión sobre la pared o el techo para depositar algo de la poca pintura que el rodillo ya tiene, haciendo un esfuerzo innecesario.

Además tardaremos más tiempo entre zona y zona, por lo que parte de la pintura ya estará seca y empezaremos a removerla creando manchas y sombras por exceso de carga de pintura en las uniones.

Si sentimos que tenemos que correr demasiado para que la pintura no se seque sobre la pared, probablemente estemos trabajando con pintura demasiado espesa. También existe la posibilidad de que corrientes de aire en lugares cálidos hagan que la pintura seque rápidamente. La solución no es aumentar la velocidad. Cerraremos puertas o ventanas y trabajaremos a un ritmo pausado pero constante.

COMO PROTEGER LO QUE NO QUEREMOS PINTAR

Los consejos que hemos visto anteriormente sólo están dedicados a DISMINUIR la cantidad de pintura que proyectamos con el rodillo.

Pero es absolutamente inevitable pintar con rodillo sin manchar, ni salpicar o gotear (sobretodo cuando estamos pintando techos). Si no preparamos con cuidado toda la habitación terminaremos manchando todo lo que quede al descubierto. No importa lo cuidadosos que seamos en la aplicación de la pintura.

Estamos utilizando pintura… hagamos lo que hagamos nos vamos a manchar, por eso mejor proteger que limpiar.

La forma correcta de tapar una habitación es literalmente imaginar que va a “llover” pintura por todas partes. No sólo debemos tapar aquellos elementos que quedan directamente sobre la pared o el techo (como enchufes, puertas, apliques, etc.).

Necesitamos cubrir totalmente aquellas superficies que se mojarían si “lloviese” dentro del cuarto. Quizá podemos ser algo menos rigurosos si sólo vamos a pintar las paredes, pero recuerda siempre que: Cuesta menos proteger que limpiar.

COMO PROTEGER PUERTAS, VENTANAS Y MUEBLES

Cuando pintamos un techo las gotas no sólo caen libremente. Salen proyectadas con el sentido de giro del rodillo. Por lo que en cierta medida también las estaremos proyectando en horizontal. Esto es, sobre las paredes o los elementos que haya en ellas.

Cuando tapemos una ventana, es una buena idea hacerlo encintando los marcos para evitar tocarlos y mancharlos con la brocha o el rodillo. Pero es cuestión de segundos colocar una pequeña cantidad de plástico adherido a la cinta que rodea el marco.

Para la puerta, bastaría con utilizar un trozo de plástico del doble del su tamaño para envolverla por completo. Es un plástico tan flexible que permitirá la apertura y cierre de la puerta sin problemas.

Para todos aquellos muebles que no podemos sacar de la habitación, lo idóneo es reunirlos en la parte central de la sala. Formaremos una especie de “isla” central que nos permita movernos en torno a ella. De esta forma tendremos acceso a las paredes y techos para pintarlos.

COMO PROTEGER EL SUELO

Por supuesto necesitamos cubrir absolutamente todo el suelo. De no hacerlo, pasaremos algunos buenos momentos arrodillad@s sobre él con una pequeña cuchilla preguntándonos: ¿Por qué no llevé más cuidado?

La forma ideal de hacerlo, es utilizar algún material que no sea demasiado frágil. Si usamos plásticos, papel muy fino, o mojamos toda la superficie con la fregona, es muy probable que terminemos resbalando y quizá volcando el cubo de pintura. No queremos eso. No quieres que nadie te vea en esa tesitura.

Podemos usar cajas de cartón, telas que no sean traspasadas fácilmente por la pintura o cartón destinado precisamente a tapar el suelo cuando vas a pintar.

Personalmente lo prefiero porque se corta muy fácilmente con una cuchilla, la pintura no lo traspasa, al mojarse un poco no se “descompone”, es sólido, se adhiere al suelo con mucha fuerza con la cinta de pintor y además podemos jugar nuestro propio “Tetris” y cubrir hasta el último hueco.

¿FUNCIONAN LOS RODILLOS ANTIGOTEO?

No me puedo resistir a hacer aquí una pequeña reseña de todos esos productos “milagro” que nos aseguran un resultado estupendo sin manchar nada absolutamente y con una comodidad inaudita…

Obviamente no funcionan. Sólo tenéis que ver a un profesional de la pintura con años a sus espaldas tapando con esmero cualquier zona susceptible de mancharse y utilizando un rodillo convencional para la tarea. Si hubiese una forma más cómoda y sencilla de hacerlo, lo harían.

La mayoría de los productos que en España conocemos como “de teletienda” no son de calidad ni cumplen lo que prometen. Por eso son tan insistentes en sus mensajes. Si funcionasen de verdad, no haría falta que nos lo tratasen de vender todo el tiempo.

En teoría rellenas el rodillo de pintura y Voilà!

Artilugios como el de arriba no son más que una oda a la pereza en toda regla. Curiosamente terminaremos más cansados que con herramientas convencionales, haciendo más complicado trabajo y muy probablemente con resultados de peor calidad.

Podríamos hablar de que rellenar el rodillo con un kilo de pintura para luego tener que moverlo por toda la pared no parece la mejor idea. O de lo complejo que resulta de limpiar luego. O del deficiente resultado que proporciona el rodillo especial para delimitar colores distintos sin esfuerzo…

Pero prefiero animaros a utilizar herramientas profesionales, que además cuestan una fracción de lo que cuestan esos cachivaches y si las cuidáis, os durarán toda la vida.

CONCLUSIONES

Pese a que tapar o cubrir todo aquello que queremos proteger nos puede llevar una buena cantidad de tiempo y esfuerzo, realmente vale la pena invertir cuidado en ello.

Un buen profesional lo hará. Cubrirá absolutamente todo aquello que esté en la trayectoria del rodillo. Y tu deberías hacerlo también.

No sólo es que evitaremos el trabajo de tener que andar limpiando todo. Hay cosas que cuando se manchan no tienen limpieza posible (tapicerías, cortinas, madera sin tratar y un largo etcétera).

Si todo está bien protegido, la pintura está correctamente diluida y usamos el rodillo indicado podremos trabajar cómodamente y confiad@s sabiendo que aunque el rodillo pueda gotear y mancharnos a nosotros, no mancharemos absolutamente nada más.

Espero que te haya resultado útil y tengas un poco más claro como pintar con rodillo sin manchar demasiado. No dudes en dejar un comentario si te surge cualquier pregunta.

¡Gracias por leerlo!

En este enlace a Amazon te dejo un rodillo para paredes lisas y gotelé fino que podría interesarte.

Síguenos en Facebook e Instagram para no perderte nada.¿Quieres compartirlo?

QUIZÁS TAMBIÉN TE INTERESE ALGUNO DE ESTOS ARTÍCULOS:

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *