COMO REPARAR PAREDES DE GOTELÉ

como arreglar paredes con gotele

COMO REPARAR PAREDES DE GOTELÉ

Todas las paredes y techos de todos los hogares del mundo están en constante movimiento y las grietas aparecen tarde o temprano de forma imparable.

A veces el asiento de la obra o pequeñísimos seismos que somos incapaces de sentir mueven ligeramente los muros formando grietas más o menos profundas. Incluso un portazo lo suficientemente fuerte puede formar pequeñas grietas alrededor del marco de una puerta.

El uso habitual de la vivienda también se hace notar. Pequeños agujeros, desconches, rozaduras del mobiliario y un sinfín de pequeños daños se acumulan con el paso del tiempo.

La mejor forma de reparar paredes de gotelé es suavizar la zona con lija, masillar y añadir más gotelé (pasta al temple) utilizando una escobilla y pintar. Hay que tener en cuenta que el gotelé es algo muy difícil de reparar. Siempre que añadamos una capa nueva de gotelé para reparar una pared con años y manos de pintura se notará.

Ya no es solo que es muy difícil igualar la densidad de la gota original y la presión de aire con la que se disparó. Es que las capas de pintura sucesivas sobre paredes que han sido pintadas muchas veces hace desaparecer parte de la textura original por acumulación.

Aunque utilizásemos la misma máquina en las mismas condiciones, el paso del tiempo haría inevitable que el parche fuese más o menos visible.

Por eso, siempre que podamos evitaremos añadir más gotelé. Si podemos solucionarlo con un poquito de masilla y un trapo húmedo, ahorraremos tiempo y no empeoraremos la situación.

Ésto solo nos servirá para reparar pequeñas grietas o agujeros, pero puede ser muy útil. Le dedicamos el siguiente apartado.

Tenemos un artículo dedicado si el problema es que se está levantando la capa de pintura.

REPARAR PEQUEÑAS GRIETAS O AGUJEROS EN EL GOTELÉ

Cuando hablamos de pequeñas grietas o agujeros, nos referimos a aquellos de apenas un milímetro de grosor o incluso menos. Suelen aparecer por imperceptibles movimientos de tierra y por dilatación y contracción de los muros con los pequeños cambios de temperatura.

Para grietas de este estilo, lo mejor es que utilicemos una masilla la cual hemos añadido más agua de lo normal. Sencillamente aplicamos una pequeña cantidad con la yema de los dedos a lo largo de toda la grieta.

Antes de que la masilla termine de secar, utilizamos un trapo ligeramente húmedo para retirar el exceso. Limpiaremos así toda la masilla que quede fuera de la grieta para evitar “suavizar” la textura del gotelé alrededor de ella.

Es el principal error que solemos cometer al hacer reparaciones en gotelé. Si no somos muy cuidadosos al aplicar la masilla podemos “aplanar” la zona circundante. Lo cual agravará el problema, ya que al pintar la zona se percibirá con una textura claramente distinta.

Si limpiamos todo el exceso con un trapo húmedo probablemente ni tan siquiera necesitemos aplicar gotelé al terminar la reparación. Con dar una mano de pintura igualaremos el resultado.

COMO REPARAR PAREDES DE GOTELÉ
Aquí se aprecia perfectamente que nos hemos excedido a la hora de masillar.
De una pequeña raya vertical hemos pasado a tener un parche liso
enorme que destaca más que el daño original.

REPARAR GRIETAS AGUJEROS GRANDES Y

Para reparar grietas más grandes, agujeros o rozaduras importantes tendremos que seguir un procedimiento si queremos que el parche sea lo menos visible una vez acabado el trabajo.

Vamos a detallar el proceso:

  1. Primero sanearemos la zona. Para ello eliminaremos todo el material suelto.
  2. Con un papel de lija grueso, lijaremos ligeramente el gotelé en el contorno de la zona dañada.
  3. Igualaremos la superficie con masilla tratando de no extenderla más allá de lo preciso.
  4. Con un taco de lija medio suavizamos la masilla y la igualamos con la altura del gotelé que lijamos anteriormente.
  5. Diluiremos la pasta de gotelé según la gota que tenga la pared (muy diluido para gota pequeña o “microgota” y muy espeso para gota grande). Normalmente necesitaremos una consistencia parecida a la salsa de Ketchup.
  6. Aplicamos gotelé.
  7. Pintamos normalmente (sin insistir ni repasar demasiado para no llevarnos el gotelé nuevo).

La forma de aplicar el gotelé variará según el área que queramos cubrir. Para pequeñas reparaciones inferiores a 1 o 2 metros cuadrados podemos hacer el trabajo con una pequeña escobilla o bien un spray comercial.

Si tenemos que hacer reparaciones más grandes, necesitaremos herramientas profesionales para hacer un buen trabajo. Muchas ferreterías y grandes superficies las alquilan por horas.

Éstas son las pistolas utilizadas habitualmente
para el gotelé. Necesitan el suministro contínuo de un
compresor con depósito.

Ni se os ocurra tratar de proyectar el gotelé con una pistola para pintar común. No están preparadas para materiales tan densos, por lo que se taponará por completo. Nos llevará un buen rato limpiar la pasta al temple mientras esta húmeda.

Si dejamos que seque en el interior de la pistola, esta irá directamente a la basura.

Como las reparaciones más habituales son las de pequeño tamaño, en el siguiente apartado valoramos las dos opciones más recomendables.

¿SPRAY O ESCOBILLA PARA GOTELÉ?

En los últimos años han surgido alternativas para reparar el gotelé que pueden llegar a ser muy cómodas en según que ocasiones. Nos referimos a los sprays (hay múltiples marcas) que contienen una pequeña cantidad de pasta al temple presurizada.


DUPLI-COLOR DISPERSIÓN (SPRAY REPARA GOTELÉ)

CARACTERÍSTICAS:

  • Gota de grano medio/fino
  • Repintable
  • Agitar durante al menos 5 minutos.

CANTIDAD:

  • 400 ml
  • Para aproximadamente 0’5 metros cuadrados.

Tienen algunas ventajas, como la facilidad de aplicación y la limpieza al no requerir ningún herramienta adicional. Sin embargo el método convencional (la escobilla) es infinitamente más ecológico, más barato y además no estaremos limitados por la escasa cantidad de material que hay en el spray.

Además nos dará un tamaño de gota predeterminado que puede ser que no se ajuste a la que ya tenemos sobre la pared. Con lo que el resultado no será satisfactorio si es el caso.

COMO REPARAR EL GOTELÉ CON ESCOBILLA

Es una técnica ampliamente utilizada en el ámbito profesional. Aunque contamos con compresores y pistolas de gotelé especialmente concebidas, son herramientas voluminosas, ruidosas y sobretodo innecesarias para pequeñas reparaciones.

Cuando nos enfrentemos a la reparación de pequeños parches sólo necesitamos una pequeña cantidad de pasta al temple (gotelé) y una escobilla o cepillo de cerdas plásticas. Si, la escobilla del W.C. es una muy buena herramienta aunque no sea demasiado glamurosa…

Cero glamour, diez en funcionalidad.
Eso si, por favor… son baratas, no utilices la misma…!!

Dependiendo del tamaño del gotelé que queramos igualar o reparar diluiremos en mayor o menor medida la pasta al temple. Cuanto más la diluyamos, más pequeñas serán las gotas que proyectemos con la escobilla.

Ahora depositamos una pequeña cantidad de gotelé (o pasta al temple) sobre la escobilla y utilizando los dedos presionamos mientras los desplazamos hacia nosotros. Las fibras de la escobilla proyectarán la gota sobre la pared.

Es mejor quedarnos cortos o hacer una gota muy pequeña que poner demasiado o hacerlo demasiado espeso. Tenemos que tener en cuenta que siempre podemos agregar más gotelé o que si nos ha quedado muy fino, con aplicar más gotelé menos diluido arreglaremos el problema sin esfuerzo.

Si nos pasamos, tocará eliminarlo con un paño humedecido y corremos el riesgo de dañar más la zona.

Es muy recomendable practicar antes sobre una superficie que no sea la definitiva. Un trozo de cartón nos puede ayudar a hacernos una idea del resultado antes de comenzar el trabajo. Si hay algo peor que un parche reparado sin gotelé, es un parche reparado con un mal gotelé. Será incluso más visible que antes de la reparación.

De todas formas, hemos de tener en cuenta que no podremos ver el resultado final del parche hasta que pintemos e igualemos el color. La textura del gotelé se confunde muy fácilmente. Y es por eso que habitualmente tenemos que añadir un poco más después de la primera mano de pintura.

No es malo, y en el mundo profesional es la práctica más común. Con dar un poco más de pintura conseguiremos un resultado perfecto.

TIPOS DE GOTELÉ Y COMO SE HACEN

No todos los tipos de gotelé son exactamente iguales y no se aplican ni reparan de la misma forma.

Vamos a ver los tres más comunes para mostrarte cómo repararlos según el caso:

GOTA COMÚN

Es la que encontramos habitualmente en todos los hogares. Simplemente hemos de proyectar el gotelé y dejarlo secar. Es muy importante hacer pruebas antes y adecuar la cantidad de dilución de la pasta al tamaño de la gota. Cuanto más espesa: gota más gruesa.

Es muy recomendable hacerlo en dos pasadas. Es mejor quedarnos cortos de gotelé y añadir más posteriormente que pasarnos.

Mientras el gotelé seca, si ponemos en exceso se formarán gotas grandes.

GOTELÉ CEPILLADO O “PEINADO”

Para conseguir este resultado hemos de proyectar el gotelé como haríamos normalmente. Aunque de una forma más generosa.

Luego utilizamos un peine de púas metálicas para darle esa textura antes de que comience a secar. Tratamos de abarcar zonas completas para no dejar marcas de unión a mitad de pared.

Podemos servirnos de un peine doméstico, pero seguramente tenga demasiadas púas. Mejor si eliminamos una de cada dos.

GOTELÉ CRUZADO O DE “TELA DE SACO”

Para este tipo de gotelé haremos una primera capa siguiendo las instrucciones del gotelé “peinado”.

Una vez seca esa primera capa, repetimos el proceso añadiendo más gota y peinando en sentido perpendicular.

El objetivo es cruzar la textura primero en vertical y luego en horizontal. La que apliquemos en primer lugar tendrá más presencia siendo la predominante.

!Muchas gracias por llegar hasta aquí!

Si te surge alguna duda, puedes preguntarnos por facebook e Instagram o déjanos un comentario.

QUIZÁS TAMBIÉN TE INTERESE ALGUNO DE ESTOS ARTÍCULOS:

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *