PINTURA PLÁSTICA Y PINTURA ACRÍLICA ¿EN QUE SE DIFERENCIAN?

diferencias entre pintura plástica y acrílica

DIFERENCIAS ENTRE PINTURA PLÁSTICA Y ACRÍLICA

Es un error de concepto tremendamente común incluso entre los profesionales del sector. En numerosísimos artículos tanto en internet como prensa escrita podemos advertir el mismo error. De ahí que sea una pregunta tan frecuente.

No existen diferencias entre pintura plástica y acrílica, porque toda pintura acrílica es plástica aunque no toda la pintura plástica es acrílica. Mas allá de este trabalenguas… Podemos diferenciar acrílicas de vinílicas, pero ambas son pinturas plásticas.

La diferencia principal entre estos tipos de pintura es que la pintura acrílica es de base química y las pinturas al látex (vinílicas) son de base acuosa. Debido a su composición química, la pintura acrílica es más elástica que la pintura en base látex. La pintura acrílica se contraerá y expandirá mejor que la pintura al látex.

Las pinturas de mejor calidad contienen una mayor proporción de resinas acrílicas que vinílicas. Las pinturas con un mayor porcentaje de acrílico son más costosas. El vinilo es más barato que el acrílico y muchas veces se usa para mezclarlo con el acrílico y mantener el coste de la pintura más bajo.

AcrílicaVinílica
¿Es económica?NoSi
¿Es elástica?SiSi
¿Es transpirable?SiNo
¿Cubre bien?SiNo
¿Deja textura?SiNo
Principales diferencias entre la pintura plástica acrílica y la plástica vinílica

¿Es más resistente la pintura acrílica que la vinílica?

Debido a que la pintura acrílica se expandirá y contraerá con menos dificultados, ofrece un mejor agarre que la pintura vinílica. Especialmente en superficies de exterior. Gracias a que el acrílico es capaz de resistir los efectos del clima y el sol, es la mejor opción para pintar exteriores.

En interiores las diferencias no serán tan acusadas. Pero para entornos muy transitados o soportes complicados la pintura de mayor calidad siempre nos dará el mejor resultado. Y esto pasa por una pintura tipo acrílica.

Si sólo quieres pintar en casa de forma convencional, sencillamente hazte la siguiente pregunta ¿Quiero pintar brillo o mate? No tienes que preocuparte por la formulación de la pintura a no ser que te orientes hacia un uso muy particular. 

Si tienes dudas acerca de cuanta pintura necesitas, tenemos un artículo que resolverá todas tus dudas acerca de la cantidad de pintura necesaria para pintar una habitación, o toda la casa.

¿SE PUEDE MEZCLAR PINTURA ACRÍLICA Y VINÍLICA?

Es un poco complicado hacer una norma general para esto, pues aunque tengamos estos tres grandes grandes grupos las formulaciones no siempre son compatibles.

En la mayoría de casos sí se pueden mezclar pinturas acrílicas y vinílicas entre sí (otra cosa es que tenga sentido hacerlo o no). Puede ser que nos interese mezclar un poco de satinado (vinílica) con mate (acrílica) para tener un brillo más reducido. Pero no es algo común y no siempre funciona.

En algunas ocasiones las diferencias en la composición de algunas marcas de pintura distintas, pueden reaccionar entre si, produciendo un efecto “floculante” (esto es apelmazando todos los sólidos que terminan precipitando al fondo). En otras ocasiones he visto con mis propios ojos convertirse a la mezcla en una especie de masa espesa totalmente inservible.

Si queremos salir de dudas, lo mejor es tomar una muestra de cada una de las pinturas que queremos mezclar y ver qué resultado obtenemos. Si para una pequeña muestra funciona, funcionará para todo el resto.

¿SE PUEDE PINTAR MADERA CON PINTURA PLÁSTICA?

No me puedo resistir a hacer un pequeño comentario sobre esto. Es algo que much@s hacen sin pestañear. ¡Incluidos algunos profesionales!

Se puede pintar madera con pintura plástica, pero es mala idea hacerlo. Es mejor utilizar un esmalte (sintético o al agua). La pintura plástica cubrirá la madera, pero con el tiempo terminará agrietándose y desprendiéndose.

Tenemos que tener en cuenta que la madera es un material orgánico que sufre pequeñas transformaciones incluso años después de haber sido cortada. Es capaz de absorber humedad hinchándose y ganando volumen al hacerlo. También perderá parte del volumen si la humedad ambiente es demasiado baja. Estos cambios (y los de temperatura también) terminarán por agrietar y desprender la pintura plástica, que es excesivamente “gruesa” para este fin.

¿Y si utilizamos pintura vinílica? Pues mala idea de nuevo… es mucho más flexible que el acrílico, pero al ser tan poco permeable, sufrirá pequeños desconches y abultamientos con el tiempo.

Pintarse se podrá pintar, pero el resultado será lamentable unos meses después (sobretodo si la madera está expuesta a en un exterior). Mejor utilizar un tapaporos y un esmalte como dijimos anteriormente.

¿Y QUE PASA CON EL ESMALTE, LAS PINTURAS SINTÉTICAS O ESMALTES ACRÍLICOS? ¿SIRVEN PARA PAREDES?

Si estás empezando en esto y sencillamente quieres pintar las paredes, deja estas pinturas a un lado.

Tienen sus ventajas claro, pero también ciertos inconvenientes que pueden hacer que logremos un resultado peor (incluso con una pintura de más calidad)

Podemos utilizar pintura en base látex y tendremos una pintura económica, fácil de aplicar y resistente a rozaduras. Sin embargo dará un aspecto totalmente plástico a la pared y además reacciona a la humedad de la peor manera posible.

Puedes utilizar un esmalte (al agua o sintético) y tendrás una pintura de excelentísima calidad en tu pared y con una limpieza realmente fácil. Sin embargo es mucho más cara que el acrílico y se requiere mucho cuidado a la hora de aplicarla o podemos malograr el resultado y echar a perder el trabajo (y una pintura muy cara).

Para lograr un buen resultado pintando con esmaltes (mal llamados “pinturas sintéticas”) es imprescindible preparar el soporte a conciencia para que quede libre de polvo y grasa, además de dar una capa de imprimación, fijador o pintura selladora.

DE QUE ESTÁ HECHA LA PINTURA

   – En primer lugar, tenemos la “carga mineral”. Consiste en la mayoría casos en una cierta cantidad de “polvo” de dióxido de titano (que es blanco, de ahí el color blanco de la pintura sin teñir). Aunque existen otros minerales como la cal o el silicato que también se usan. Puede alcanzar a ser hasta el 60% del volumen total de la mezcla. Es el componente destinado a “cubrir” la pintura anterior.

   – En segundo lugar tenemos el “pigmento”. Existen de origen orgánico y mineral (mal llamado químico, pues lo orgánico es químico también). Normalmente suele alcanzar un máximo del 10% del volumen total de la mezcla. Este componente se utiliza en pequeñas cantidades para darle color a la pintura.

   – En tercer lugar tenemos el “ligante”. Éste va determinar el tipo de pintura que tenemos delante. Para las acrílicas al agua normalmente se utiliza un copolímero acrílico en emulsión (de ahí su nombre), para la pintura en base látex el ligante sería el propio látex, para las pinturas al óleo se utiliza precisamente aceite (de linaza o lino) mezclado con pigmento… Es el componente que le otorga su durabilidad, resistencia, elasticidad, etc.


  Ahora ya tenemos una idea básica de como se fabrica la pintura. Sencillamente escoges tres de estos ingredientes, los mezclas y tienes una pintura basada en el ligante utilizado. Para la pintura blanca prescindiríamos de cualquier pigmento (pues la base ya es blanca) y para las pinturas de color muy intenso prescindimos de la carga mineral aportando sólo pigmento (por eso cuesta tanto cubrir colores ya existentes con estas pinturas).

DIFERENCIAS ENTRE PINTURA PLÁSTICA Y ACRÍLICA
Distintas mezclas de color

Precisamente por esto último es un error comprar pintura blanca y tinte rojo para hacer color rojo. Da igual el tinte que aportes a la mezcla. Nunca conseguirás más que un rosa más o menos intenso. Si quieres comprar pintura para hacer tu mismo un color (y quieres hacer un color puro o muy vivo) compra una base que sea transparente (sin carga mineral) y nunca aportes más del 10% de pigmento en proporción a la mezcla.

La calidad de la pintura además influye y condiciona totalmente la estabilidad de los tintes incorporados a la mezcla. Por lo que si bien podemos pintar una habitación de blanco con una pintura mediocre sin notar demasiadas diferencias, si añadimos tinte a la mezcla (cuanto más, peor) muy fácilmente nos aparecerán sombras y manchas por todas partes.

CONCLUSIONES

Podríamos resumir este artículo diciendo sencillamente no te preocupes de la composición. Te recomendamos encarecidamente que compres una buena pintura plástica para pared sin escatimar en su precio. Si pintamos tan sólo una vez cada 5 años, ahorrar unos pocos euros en detrimento de la calidad y durabilidad del trabajo no es una gran idea.

Si utilizamos una pintura de poca calidad no importará cual sea su formulación. Se limpiará con dificultad porque la levantaremos muy fácilmente apenas frotemos un poco con un paño húmedo. Y hay zonas demasiado “sensibles” que posiblemente necesiten algo de limpieza o algún retoque durante esos años de uso. Como por ejemplo las zonas alrededor de los interruptores de luz, las esquinas salientes de la pared, etc.

Esperamos haber resuelto tus dudas, pero escríbenos si falta algún detalle.
¡Gracias por leernos!¿Quieres compartirlo?

¡Síguenos en Facebook e Instagram!

QUIZÁS TAMBIÉN TE INTERESE ALGUNO DE ESTOS ARTÍCULOS:

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *