PORQUE AL PINTAR SE LEVANTA LA PINTURA

pared descascarillada

PORQUE AL PINTAR SE LEVANTA LA PINTURA

Hay pocas cosas más frustrantes que una pared o techo que empieza a pelarse, levantarse o desprenderse en cuanto nos proponemos pintarla.

Cuando pintamos y la pintura vieja se levanta, la razón es porque estamos pintando sobre una capa que está mal adherida al soporte (techo o pared). Una causa frecuente es la humedad que se filtra a través de la pared. Las pinturas aplicadas sobre soportes polvorientos o muy absorbentes son otro motivo muy común. Pero tiene solución, no te preocupes… ¡Te contamos cómo arreglarlo!

PORQUE AL PINTAR EL TECHO SE LEVANTA LA PINTURA
Pintura “descascarillada” visiblemente que se desprenderá al pintar

Esto puede ocurrir también sin necesidad de pintarla. La pintura puede “pelarse” sin más si no cuenta con un buen agarre. La solución es similar en ambos casos. Tenemos un artículo si lo que quieres saber es por qué la pintura se resquebraja.

POR QUÉ LA PINTURA NO “AGARRA”

Solo existe un motivo por el cual la pintura se desprende por si misma o al pintar. Y es que no está bien adherida al soporte ni se integra con el mismo. ¿Y ésto por qué ocurre?

Básicamente tenemos que pensar en la pared como una esponja que necesita absorber cierta cantidad de pintura más allá de la superficie para darle un buen agarre. Dijimos más arriba que la pintura puede desprenderse a causa de la humedad, pero igualmente sólo lo hará si el agarre es deficiente.

Es un problema exclusivo de preparación de la superficie antes de la primera capa de pintura. Normalmente los materiales que conforman las paredes de nuestra casa son escayola, yeso y cemento (u hormigón). Todos ellos son materiales MUY porosos y con capacidad para absorber una gran cantidad de agua.

Si tratamos de pintar una superficie sin tratarla previamente, la pintura al entrar en contacto con la pared no tendrá la capacidad para filtrarse mas allá de la superficie. El yeso o la escayola absorberán inmediatamente toda la humedad de la pintura con lo que esta se espesará antes de lograr impregnar el soporte y adherirse.

El problema empeora muchísimo cuando la pintura no está bien diluida. A más espesa la capa de pintura, menor capacidad de penetración en el soporte.

Es por este motivo que se utilizan productos como Fijadores, Imprimaciones y tapaporos. Normalmente son sustancias con una consistencia muy líquida (similar a la leche). Con lo que al aplicarlos a la pared ésta absorbe todo el agua arrastrando hacia el interior los componentes del producto. Así logramos que al pintar encima la pintura se adhiera a la imprimación que ya forma parte integral de la pared.

Existe una posibilidad también ampliamente utilizada por los profesionales y es usar la propia pintura muy (pero muy) diluida para la primera capa de pintura. Es cierto que al diluir la pintura, ésta pierde algunas propiedades y no es una solución tan fiable como usar productos especiales. Pero es una solución muy accesible que no dará problemas a no ser que nos enfrentemos a estancias muy húmedas o soportes excesivamente polvorientos.

POR QUE SE DESPRENDE LA PINTURA AL PINTAR (O EN SITIOS HÚMEDOS)

Ahora sabemos que a veces la capa de pintura puede verse perfectamente aplicada y sin embargo no estar correctamente fijada a la pared. Podemos entender fácilmente por qué al pintar la pintura se desprende tan facilmente.

Tanto si se desprende al pintar como si lo hace por acumulación de humedad el motivo es el mismo. La pintura realmente está depositada sobre la pared sin integrarse en ella. Cuando seca pierde volumen por la evaporación del agua que contiene y cuando se humedece (porque se moja o por humedad ambiental) vuelve a “crecer”.

Esta variación a lo largo del tiempo causará un efecto de tensado y destensado de la capa de pintura que terminará de soltara, agrietarla y hacerla caer. Si la mera humedad ambiental puede afectarle así, imagina que aportas toda esa humedad de golpe con nueva pintura y además empiezas a manipularla con el rodillo (¡y más si repasas e insistes mucho en la misma zona!). Es casi seguro que se desprenderá en mayor o menor medida.

Es por este motivo que éstos problemas suelen ser muy comunes en los techos de aseo. Es la estancia de la casa que más variaciones de humedad sufre cuando nos duchamos y el vapor se condensa en todas las superficies de la estancia.

Por último añadiría que las pinturas de interior brillantes (pinturas vinílicas por lo general mucho más elásticas) no son tan susceptibles a este efecto aunque tienen sus propios problemas. Como por ejemplo las ampollas, bufetas, pompas, etc.

POR QUE SALEN AMPOLLAS AL PINTAR

El problema de las pinturas que son lo suficientemente elásticas para no agrietarse, es que también sufren el proceso aunque no lleguen a desprenderse ni los daños se extiendan con tanta facilidad.

Al absorber humedad, aumenta el volumen de la capa de pintura anterior. En aquellas zonas donde la unión entre pintura y soporte es más débil terminan surgiendo pequeñas ampollas debido a ese incremento de volumen.

Como siempre, insistir con las herramientas en esas zonas sueltas termina rompiéndolas causando que se desprendan y se depositen en otras zonas del área que estamos pintando y creando pequeños cráteres.

Lo más correcto si vemos que al pintar empiezan a aflorar esas pequeñas ampollas (mal llamadas “bufas”), es tratar de tocarlas lo menos posible y esperar a que seque completamente la capa de pintura. Muchas veces la de pequeño tamaño, al secarse y perder cierto volumen por evaporación se tensan y desaparecen. Las más grandes pueden llegar a romperse por esa tensión extra.

ampollas en la pintura
Pintura sobre hormigón con ampollas que se han desprendido

COMO PINTAR UNA PARED O TECHO QUE SE DESPRENDE

Vale, ya sabemos por qué la pintura se levanta, pero… ¿Cómo pintamos para no estropearlo más? ¿Cual es la solución?

Obviamente no es para nada una buena idea hacer como si no pasase nada. Por no complicarte la vida en principio puedes terminar liándote la manta a la cabeza y acabando el trabajo lo más rápido posible. Luego te arrepientes, y mucho.

Por un lado allá donde la pintura se desprende, quedará un pequeño desnivel. Y además toda la pintura descascarillada se quedará adherida a la herramienta y por toda la zona que estemos pintando. Con lo que tendremos imperfecciones en tres niveles distintos que afearán la pared de una forma que una vez seca nos costará mucho corregir.

pintura levantada sin sanear
Éste efecto tan horrible es el que conseguiremos si no solucionamos
el problema y seguimos pintando como si nada

Lo ideal si estamos pintando y de repente la capa anterior comienza a desprenderse en grandes lascas, es que sigamos el siguiente procedimiento:

  • Parar inmediatamente el trabajo
  • Quitaremos manualmente todos los restos que hayan quedado adheridos al rodillo
  • Repasamos con el rodillo seco si habiámos dejado exceso de pintura para igualarlo
  • Evitamos tocar de ninguna manera la zona debilitada y esperamos a que seque

Ahora es el momento de acotar el problema para evitar que siga extendiéndose. Lo más correcto sería utilizar una espátula para eliminar la parte de la capa de pintura que está visualmente dañada. Una vez saneada la zona, seguramente nos quedará expuesto el yeso o la escayola donde la pintura estaba “suelta”.

Lo siguiente que tendríamos que hacer es dar una ligera capa de fijador o imprimación para evitar que el problema se reproduzca de nuevo. Lo haremos tanto en el sitio donde la pintura se ha desprendido, como en toda la zona circundante.

Por una parte, con el fijador, eliminamos la porosidad del soporte expuesto y por otra cerramos el poro y limitamos la absorción de agua de la pintura.

Especialmente si la capa de pintura que se ha desprendido tenía un grosor considerable, deberíamos tratar de igualar los desniveles. Podemos utilizar una pequeña cantidad de masilla estándar para rellenar ese pequeño escalón en todo el perímetro.

Lo ideal sería rellenar el hueco por completo para igualarlo. Pero si la zona es demasiado amplia nos limitaremos al perímetro. Pues podemos terminar generando más imperfecciones que las que tratábamos de disimular al principio.

Una vez seca la masilla procederíamos a lijarla suavemente para eliminar cualquier imperfección y con un trapo húmedo retiramos el polvo que quede sobre la pared.

Ya podemos pintar como si nada hubiese pasado. Salvo por una cosa… Nunca es buena idea insistir demasiado sobre una zona con el rodillo. Si sabemos que la pintura no está correctamente fijada, utilizaremos menos pintura con el rodillo para no estar repasando en exceso.

¿Tengo que aplicar imprimación sobre la masilla?

Pues depende. Si es una zona pequeña (del tamaño de una mano o inferior) puedes pintar directamente. La masilla no es tan absorbente como el cemento, yeso o escayola. Sin embargo si se trata de una zona amplia sería totalmente recomendable. pues podemos volver a tener el mismo problema en el futuro.

COMO QUITAR LA PINTURA DE UN TECHO DAÑADO

Si te encuentras con un techo (o pared) realmente dañado en el que la mayor parte se encuentra suelto y desprendido, es imprescindible sanear todo el área.

Existen dos formas de hacerlo con sus ventajas y desventajas:

ARREGLARLO FÁCILMENTE

Lijamos y rascamos todo lo que está suelto, aplicamos fijador en abundancia (al menos 2 capas) y masillamos o enlucimos para igualar todas las imperfecciones.

Es la forma más sencilla de hacerlo, aunque no garantiza un resultado realmente duradero, pues no trata el origen del problema (el soporte). Puede volver a reproducirse la próxima vez.

ARREGLARLO DEFINITIVAMENTE

Utilizamos una cuchilla para trazar un patrón en “X” por todo el techo, tratando de penetrar más allá de las capas de pintura. Se trata de hacer cortes cada 3 ó 4 centímetros. Con esto dejamos expuesto el soporte y podemos actuar sobre él.

Aplicaríamos fijador tratando de que impregne y penetre a lo largo de los cortes para cohesionar la capa defectuosa. Luego enluciríamos o masillamos todos los cortes para cubrirlos y utilizaríamos la lija para lograr eliminar las imperfecciones de la masilla.

Ahora ya podríamos aplicar de nuevo fijador sobre la capa de masilla (o aplicar una pintura muy diluida) y pintar normalmente. Con ésto conseguiríamos estabilizar toda la zona y eliminar el problema para siempre.

CONCLUSIONES

Hemos de reconocerlo. Muchas veces no es fácil decidirse a acometer el trabajo de pintar uno mismo en casa. Si a eso le añadimos que una vez puestos en faena puedan surgir problemas tan incómodos como que toda la pintura comience a levantarse la frustración puede alcanzar cotas altísimas.

Sin embargo si algo bueno tiene la pintura, es que TODO tiene arreglo. Podemos afrontar como un reto las dificultades conforme vayan surgiendo. Así no sólo nos sentiremos más plenos cuando logremos mejorar el resultado. Realmente habremos aprendido algo valioso que nos hará sentir más confiad@s para seguir mejorando poco a poco nuestro hogar. Y quien sabe.. quizá también nuestra vida en el proceso 😉

¡Gracias como siempre por llegar hasta aquí! Espero haber aclarado parte de tus dudas.

Si crees que falta algo, ¡no dudes en dejar un comentario!

¡Síguenos en Facebook e Instagram!.

QUIZÁS TAMBIÉN TE INTERESE ALGUNO DE ESTOS ARTÍCULOS:

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *