PORQUE ME QUEDAN SOMBRAS AL PINTAR EL TECHO | GUÍA COMPLETA

PORQUE ME QUEDAN SOMBRAS AL PINTAR EL TECHO

PORQUE ME QUEDAN SOMBRAS AL PINTAR EL TECHO O LA PARED


A veces, después de pintar, me quedan sombras, manchas o marcas en las paredes y techos. ¿Por qué?

La respuesta es: por falta de pintura, humedades, pintura espesa o mala aplicación con el rodillo. Igualmente hay manchas resistentes que la pintura no logra cubrir, manteniéndose después de pintar. Les dedicaremos un apartado propio.

Si la pintura no queda uniforme cuando pintamos la pared (o techo), aún podemos repararlo. ¡No te preocupes!

¿ CÓMO SE ARREGLA UNA PARED?

Si la pintura tiene algo bueno, es que podemos solucionar casi cualquier fallo simplemente poniendo una nueva capa de pintura encima de la anterior. En la mayoría de casos en los que nos quedan sombras al pintar la solución es sencilla y pasa por evitar los errores que cometimos anteriormente.

Os adjunto un pequeño diagrama para que podáis consultar de un solo golpe de vista cual es el procedimiento en caso de que os tengáis que enfrentar a una pared mal pintada o con sombras y manchas persistentes.

COMO ELIMINAR MANCHAS AL PINTAR

No todos los problemas se solucionan de la misma forma, por lo que vamos a analizarlo en detalle para que puedas entender cuales son esos errores y averiguar que es lo que está fallando.

Si crees que sencillamente la pintura no está cubriendo lo suficiente, consulta nuestro artículo acerca de pinturas poco cubrientes.

¿POR QUÉ SALEN ESAS SOMBRAS AL PINTAR?

Vamos a enumerar los principales motivos por los que suelen darse y luego pormenorizaremos cada uno de ellos analizándolos en profundidad:

  • Falta cantidad de pintura (más pasadas) y se perciben irregularidades en la distribución del color.
  • Existen fuentes de humedad que “blanquean” los colores oscuros por re-absorción del pigmento.
  • Hemos aplicado poca pintura con el rodillo marcando las pasadas.
  • Estamos trabajando con pintura demasiado espesa y dejando relieve.
  • Estamos tratando de cubrir manchas que persisten

FALTA CANTIDAD DE PINTURA

Suele ser el motivo más común. Sobretodo cuando estamos pintando colores que difieren mucho de los originales. Puede parecer algo obvio, pero existen motivos de peso para seguir percibiendo ciertas sombras en la pared pese a haberle dado varias manos de pintura.

Un caso muy extremo (y obvio) sería este:

sombras en la pared por falta de pintura
Sombras en la pared por falta de pintura

Podemos apreciar cómo tenemos delgadas líneas verticales de un rojo algo más oscuro a lo largo de la pared. Puede parecer contraintuitivo pero… ¡ESE ES EL VERDADERO COLOR DE LA PINTURA!

Las zonas más claras tienen menos carga de pintura, por lo que dejan entrever el color antiguo de la pared (más claro). Las líneas oscuras son las zonas donde al pintar con el rodillo, hemos superpuesto varias capas de pintura que opacan por completo el color original.

Normalmente al pintar con el rodillo, solemos extendernos un poco dejando en los “límites” de la trazada una cantidad de pintura mínima. La pared absorbe inmediatamente la poca humedad de esa zona con poca pintura secándola muy rápìdamente y superponiendo capas a medida que vamos pintando, propiciando que acumule más pintura.

A esa pared le falta una mano de pintura. ¡Eso es todo!

EXISTEN FUENTES DE HUMEDAD

En primer lugar distinguiremos dos tipos de humedades que podemos encontrar en nuestras paredes y techos. Por un lado las puntuales (como cuando se rompe una cañería) y las recurrentes. Ya sean por filtraciones, capilaridad, goteras o incluso condensación. Además de provocar sombras y manchas, los soportes afectados por la humedad pueden hacer que se levante la pintura al pintar sobre ellos.

Ambas dos producen el mismo resultado al pintarse mientras el soporte sigue húmedo:

Los colores oscuros agravan el problema de las sombras por humedad

¿Y por qué quedan esas sombras? Al pintar sobre un soporte húmedo hemos de tener en cuenta que la pintura plástica que normalmente utilizamos para paredes es una dispersión acuosa de distintos componentes.

Lo explicamos con más detalle en este artículo, pero a modo de resumen diremos que la pintura está formada por una mezcla de agua y acrílico, un polvo muy fino de óxido de titanio y algo más fino todavía: el pigmento.

Si hay algún físico o químico en la sala, que me perdone los dos siguientes párrafos (o deje un comentario!)

Pues bien, justo éste último es el responsable de que se produzcan las sombras blanquecinas que observamos en la foto. Al depositar la pintura sobre un soporte seco, ésta se seca en parte por absorción de humedad del lado del soporte y por evaporación al aire. De esta forma el pigmento, el óxido y el acrílico quedan homogéneamente distribuidos dándonos un color uniforme.

Sin embargo si aplicamos la pintura sobre un soporte húmedo favorecemos la absorción de la dispersión acuosa hacia la pared. Esto finalmente termina “arrastrando” hacia el soporte parte del pigmento de la pintura. Como el óxido de titanio no es lo suficientemente grueso queda depositado sobre la pared pero con una menor concentración de pigmento creando esas sombras blanquecinas.

Depende de qué tipo de soporte se trate y de su porosidad el problema puede ser más o menos notable. La solución es bien sencilla, necesitamos aplicar una imprimación antihumedad para aislarla y así podremos pintar sin ningún tipo de problema.

BLUMEPLAST M-10: LÁTEX IMPRIMACIÓN Y SELLADOR

PARA SUPERFICIES DE:

  • Yeso
  • Escayola
  • Cemento

CANTIDAD:

  • 1 kG
  • Mezclar en una proporción 25% producto, 75% agua

En el caso de que observemos crecimiento de hongos o “moho” sobre la pared, debemos eliminarlos. Nos servirá un paño humedecido en una solución de agua y lejía. Existen productos específicos igualmente que los eliminan de forma muy eficaz.

HEMOS APLICADO POCA PINTURA CON EL RODILLO

Es un problema muy común sobretodo cuando pintamos las primeras veces. Nos da miedo manchar algo, no queremos que gotee pintura y somos extremadamente cautos al meter el rodillo en la pintura. Como resultado, apenas lo mojamos y empezamos a moverlo frenéticamente de arriba a abajo presionando contra la pared para lograr depositar algo de pintura en ella…

¡NO! ¡Estamos pintando amig@s! Vamos a mancharnos y protegeremos todo aquello que podamos manchar para pintar tranquil@s. ¡Porque seguro que va a caer pintura por todas partes! Hay que impregnar el rodillo abundantemente y moverlo con firmeza… ¡Que no es un ramo de flores!

Si andamos con miedo, utilizando demasiada poca pintura, nos puede pasar esto:

Sombras en la pared por falta de pintura

Ahora en serio. Pintar una pared es algo que requiere una buena cantidad de pintura. Para que te hagas una idea, el concepto sería este: No es un problema de poca pintura, es que es taaaan poca que se seca demasiado rápido. Al superponer nuevas pasadas de rodillo, estás “engordando” algunas zonas. Y cuanta más pintura seca acumula, peor se vuelve el problema.

Idealmente la forma mas “segura” de pintar una pared para evitar ese tipo de sombras al pintar una pared, sería conseguir que toda la pared fuese pintada de un solo golpe. Una capa de pintura uniforme que se aplica al mismo tiempo y se seca exactamente al mismo tiempo en toda su superficie.

Esto en la realidad es algo imposible pero cuando los profesionales trabajan tratan de aproximarse a ese ideal.

¿Cómo lo hacen? Por ejemplo es habitual cerrar ventanas para evitar que la corriente de aire seque demasiado rápido la pintura aplicada. Igualmente si el soporte es demasiado poroso o absorbente, se le aplica un sellador o “tapaporos” para evitar que la humedad de la pintura sea absorbida por el soporte rápidamente. Por último, se aplica la pintura de forma generosa, superponiendo siempre la capa actual sobre pintura ya aplicada que todavía se mantenga húmeda.

La velocidad a la que trabajamos sobre la pared contribuye a minimizar este problema pero no es el factor principal. Si no eres demasiado diestro como para mover el rodillo rápidamente simplemente pinta zonas más pequeñas asegurándote siempre que cuando aplicas nueva pintura, tienes que superponerla hasta donde la pintura todavía sigue húmeda.

Hay gente pintando mal, gente pintando fatal y gente pintando peor. ¡No hagas lo de la foto!

Que queden algunas ligeras marcas es algo normal, y va a seguir pasándonos. Lo que os podemos recomendar, es que nunca “pintéis” tramos de pared con el rodillo prácticamente seco. El rodillo siempre tiene que estar húmedo de tal forma que dejemos pintura al pasarlo por la pared sin hacer ninguna fuerza. Vamos cubriendo toda la pared con una cantidad de pintura no abundante, pero si generosa. Cuando lleguemos al final, podemos utilizar el rodillo (ya sin pintura) para repasar todo el paño igualando el resultado.

Tampoco os paséis demasiado repasando la pared. Se trata de dejar una fina capa de pintura, ¡no estamos haciendo pan!. Si nos excedemos repasando la parte ya pintada, comenzaremos a remover pintura que ya estaba secándose creando minúsculos montoncítos por agregación que crearán una textura horrible. Además allí donde removamos pintura perderemos grosor en la capa, con lo que aflorará el color que había debajo.

Como todo en la vida, un poco está bien.

ESTAMOS TRABAJANDO CON PINTURA DEMASIADO ESPESA

Una idea muy común que es totalmente desacertada es que con la pintura espesa conseguiremos hacer el trabajo en menos pasadas y ahorraremos esfuerzo. No es para nada cierto.

Pueden surgir diversos problemas bastante desagradables y tendremos un resultado horroroso que nos hará tener que esforzarnos más por “adecentarlo”. Esto aplica a las famosas pinturas “una capa que aseguran ser capaces de cubrir la pared de una sola pasada. Puro márketing. Se trata de pinturas muy espesas, con una alta carga mineral que deja una textura importante y además crea inestabilidad en la distribución del pigmento. Si se nos ocurre dar una pincelada sobre una zona ya seca, al secar se verá clarísimamente porque en los bordes el pigmento es absorbido por la gruesa capa de carga mineral y blanquea.

Además, solo tendremos un buen resultado a “una capa” si el color es similar al que ya tenía la pared y esta no presenta manchas demasiado importantes.

La dilución de la pintura es clave. Estamos pintando con herramientas cubiertas de pelo y tener una textura adecuada hará que la pintura llegue más facilmente a todos los rincones y recovecos. Tenemos que pensar que la pintura tiene que ser fluida. Ha de fluir desde el pelo de la brocha hacia la pared facilmente. Si estamos trabajando con una pasta espesa nos resultará casi imposible trazar una línea recta en un rincón o un techo, por ejemplo.

Al distribuir la pintura por la pared tenemos que apreciar que es lo suficientemente líquida como para no mantener los relieves que marca el pelo del rodillo o la brocha. Pero no tan líquida como para que resbale por la pared como si fuese agua.

Si no diluimos la pintura crearemos una textura según el tipo de la herramienta que empleemos. La luz al incidir sobre la pared, reflejará toda esta textura haciendo sombras por todas partes. Cuanto más amplia sea la habitación, más luz entre por las ventanas, o cuando pongamos una lámpara cerca de la pared, toda esta textura se verá más resaltada empeorando el resultado.

Si te enfrentas al reto de pintar una pared que ya muestra una fuerte textura tienes dos opciones. Dar una ligera pasada con una lija para suavizar las partes más prominentes y pintar luego. O dar una capa generosa de pintura observando todo lo que decíamos en el punto anterior. Saturar (sin excederse ni hacer que chorree) la pared de pintura, disminuirá el problema en gran medida.

MANCHAS PERSISTENTES QUE NO DESAPARECEN

A veces todo lo que pasa es que hay algunos tipos de manchas que tienden a emerger por encima de la capa de pintura que hemos aplicado. No es que hayamos hecho nada mal, es que necesitamos “bloquear” la reaparición con algún producto capaz de hacerlo. La solución es utilizar una pintura anti-manchas que dejará la mancha aislada bajo esa capa.

La mejor forma de cubrir manchas persistentes es una pequeña cantidad de pintura “anti-manchas”

Las manchas que tienden a aparecer una vez tras otra por mucho que pintemos encima con pintura convencional suelen ser o bien de grasa, de tinta o manchas de humedad.

¿POR QUÉ SIEMPRE VUELVEN A APARECER?

La pintura que normalmente utilizamos para pintar en casa suele ser del tipo “plástica” (acrílicas, vinílicas, látex, etc). Estas pinturas son básicamente una emulsión acuosa. Es decir, en su mayor parte están compuestas de agua. Y de ahí el problema. Según el tipo de mancha responde a un motivo distinto.

MANCHAS DE ACEITE O GRASA EN LA PARED

Por un lado tenemos el problema de que el “agua” que contiene la pintura tiende a ser absorbida por el soporte (la pared), por lo que si la mancha es de aceite, éste terminará impregnando la capa de pintura “seca” una y otra vez.

Por otro lado existe un problema de densidades. El problema es un poco complejo de entender pero os pondré un ejemplo para tratar de ilustrarlo (aunque no sea demasiado riguroso).

Si vertemos aceite sobre el agua, éste siempre tiende a “flotar” formando una capa uniforme sobre ella. Es debido a dos factores. Por un lado el aceite es menos denso que el agua (su peso por litro es inferior) y además son inmiscibles, por lo que no se mezclan y se separan en dos capas totalmente diferenciadas.

Podemos de alguna forma intuir que siempre que apliquemos una capa de pintura al agua sobre una mancha de aceite o grasa (tanto en vertical como una pared, o en horizontal), la grasa tenderá a quedar por encima del agua y por tanto de la pintura.

Cuando utilizamos una pintura al disolvente sin embargo no suelen reaparecer precisamente por su formulación.

MANCHAS DE TINTA

El problema vuelve a ser la composición de la pintura. Aquellas manchas de tinta que son solubles en agua realmente se diluirán junto con la capa de pintura difuminando sus bordes pero emergiendo a la capa exterior y manteniéndose visibles.

Y esto incluye manchas de rotulador, bolígrafo, tinta de impresora, la mayoría de los maquillajes, tintes alimentarios y una lista larguísima de casi cualquier cosa que podamos imaginar.

No importa cuantas veces repitamos el proceso. Iremos reduciendo ligeramente la intensidad (en los mejores casos) pero crearemos un exceso de pintura en esa zona que hará que la mancha nos parezca poca cosa en comparación.

La mejor solución pasa por dar una ligera capa de “anti-manchas” (al agua o al disolvente). Bloqueamos la aparición fácilmente y ya podemos pintar normalmente logrando un resultado óptimo y uniforme. Para zonas pequeñas podemos utilizar un Spray comercial. Cubrirá la mancha con una capa muy delgada de pintura sin crear sobre-capas.

PINTYPLUS TECH Pintura Antihumedad Spray

CARACTERÍSTICAS:

  • Manchas de humedad, grasa o tinta
  • Repintable

CANTIDAD:

  • Agitar durante al menos 5 minutos.
  • Para aproximadamente 1 metro cuadrado.

CONCLUSIÓN

Hay veces en que algunos trabajos pueden terminar siendo frustrantes por un pobre resultado sin que sepamos qué está pasando.

No olvides revisar siempre estos puntos:

  • Soporte seco y libre de manchas (o bien aplicar anti-manchas)
  • Pintura diluida según las indicaciones del fabricante
  • Rodillo con buena cantidad de pintura y sin insistir demasiado
  • ¡Dar la suficiente cantidad de pasadas!

Esperamos haber resuelto tus dudas acerca de porque quedan sombras al pintar el techo o la pared.


Si se nos ha olvidado algo o tienes alguna duda, ¡Déjanos un comentario!
Sobretodo si después de leernos todavía piensas… POR QUÉ ME QUEDAN SOMBRAS AL PINTAR…

¡Gracias por leernos! ¡Di NO a las sombras! ¿Quieres compartirlo?.

¡Síguenos en Facebook e Instagram!

QUIZÁS TAMBIÉN TE INTERESE ALGUNO DE ESTOS ARTÍCULOS:

2 respuestas a «PORQUE ME QUEDAN SOMBRAS AL PINTAR EL TECHO | GUÍA COMPLETA»

  1. Buenas tardes. He leído vuestro artículo. Me pareció interesante.
    Estoy un poco harta porque desde Junio que hemos pintado el pasillo de in color gris y se nos quedaron manchas por zonas. La pared es de pladur con gotele. La pintura la hemos comprado en Leroy Merlín. Pensé que comprando otra marca de pintura se arreglaba. Hable con la dependienta y me dijo que la marca de pintura era buena..Que probaste con otra mano de pintura..lo hemos hecho hoy y parece que está peor que nunca. Me resisto a tirar la toalla pero ya no se que hacer. Comentar que no hemos dado imprimacion y no se si ahora sería ya tarde..o aplicar la pintura antimanchas que decís y luego dar otra mano de pintura. Gracias de antemano.

    1. Hola Leticia! En primer lugar, gracias por escribirnos.

      Sería muy útil conocer algo más de información. En paredes con gotelé las sombras o manchas son algo muy poco común. ¿Podrías confirmar si se trata de un color oscuro?
      Son con diferencia los más problemáticos.

      También puedes compartirnos una foto en FaceBook, desde allí con una imagen te podemos ayudar seguro.
      https://www.facebook.com/PintarCasa.org/

      Un saludo y muchas gracias!

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *