PORQUE SALEN BURBUJAS AL PINTAR

PORQUE SALEN BURBUJAS AL PINTAR CON RODILLO

¿PORQUE SALEN BURBUJAS AL PINTAR?

Para entender como solucionar este problema, es útil saber que causas provocan este fenómeno.

Agitar o remover un bote de pintura de una forma demasiado vigorosa introduce aire en la mezcla que formará burbujas y espuma. El uso de pintura muy diluida o en mal estado puede favorecer también la aparición de burbujas. Aplicar la pintura con demasiada velocidad o utilizando el rodillo incorrecto creará igualmente innumerables burbujas sobre la pared.

Pintar sobre una superficie demasiado porosa también puede generar pequeñas burbujas. La aplicación de una imprimación, selladora o fijador reducirá el problema.

PORQUE SALEN BURBUJAS AL PINTAR CON RODILLO
Incómodas burbujas al pintar con rodillo

Las pinturas sintéticas (o esmaltes) son los más sensibles a este problema. Hemos de tener especial cuidado si estamos pintando puertas o paredes alicatadas con pinturas específicas.

COMO EVITAR BURBUJAS AL PINTAR LA PARED

Para evitar la formación de burbujas cuando estemos pintando con un rodillo hemos de tener en cuenta tres factores importantes: La dilución de la pintura, la velocidad del desplazamiento del rodillo y el tipo de rodillo.

Aunque es normal la formación de una pequeña cantidad de burbujas o “bufetas” al pintar con rodillo, éstas deberían desaparecer apenas la pintura empieza a secar. Si persisten una vez que la pintura ha empezado a secar se mantendrán y marcarán la pared con una textura nada agradable.

En cuanto a la dilución de la pintura, lo hemos comentado en numerosos artículos, pero lo diré una vez más. Necesitamos que la pintura tenga una textura más densa que la leche pero no tanto como la miel. Algo con una densidad ligeramente superior a la del aceite es lo que queremos.

Si la pintura está poco diluida, será muy fácil introducir aire en la mezcla y si está demasiado espesa haremos presión con el rodillo, por lo que introduciremos aire en la capa de pintura.

En ambos casos el resultado será una enorme cantidad de pequeñas burbujas repartidas por toda la superficie (especialmente en aquellas zonas en las que la capa de pintura sea más gruesa).

Lo ideal es que escojamos el rodillo con el pelo más corto que nos permita hacer el trabajo cómodamente. Tenemos que trabajar extendiendo la pintura haciendo una cantidad mínima de presión sobre la superficie. Y cuando digo mínima, es realmente mínima. Si tenemos que hacer fuerza para extender la pintura, estamos trabajando con pintura demasiado espesa.

Si escojemos un rodillo con el pelo excesivamente largo, las fibras al “pegarse y despegarse” de la pared irán introduciendo aire en la capa de pintura. Si el pelo es demasiado corto no llegaremos a cubrir fácilmente todas las imperfecciones. Trataremos de alcanzar todos los pequeños recovecos aumentando la presión que hacemos sobre la pared o techo. Y aunque lo consigamos, con esta presión extra también crearemos burbujas por doquier.

¿Cual es la solución?

Para eliminar las burbujas lo máximo posible y así facilitar que con el secado desaparezcan por completo tenemos que descargar el rodillo de pintura al máximo (podemos hacerlo sobre el siguiente tramo de pared que queremos pintar o bien sobre una superficie como por ejemplo un trozo de cartón).

Cuando esté prácticamente desgastado y sin pintura podemos proceder a repasar la zona pintada con burbujas. Si está bien seco y no hacemos ninguna presión, desaparecerán en su mayor parte.

Obviamente, tenemos que ser rápidos a la hora de tomar decisiones. Siempre es buena idea tener presente cual es el siguiente paso que vamos a dar. En cuanto extendemos la pintura sobre la pared, el proceso de secado avanzará lenta pero inexorablemente. Fijando de forma irreversible todos los defectos de la aplicación.

Si no tenemos demasiada experiencia pintando, es interesante tratar de retrasar el secado de la pintura lo máximo posible. Si estamos pintando en una zona muy cálida y seca, es posible que la pintura seque demasiado rápido sin dejar tiempo a que las burbujas desaparezcan poco a poco. Podemos cerrar las ventanas y puertas casi en su totalidad para así evitar corrientes de aire y un secado excesivamente rápido.

Mientras la pintura está fresca, tenemos posibilidades de reparar casi cualquier problema.

COMO QUITAR BURBUJAS AL PINTAR MADERA O HIERRO

En caso de que las burbujas nos aparezcan al pintar madera o hierro, hemos de tener en cuenta las características de la pintura. Seguramente estemos usando una pintura tipo “esmalte”, bien sea al agua o al disolvente.

Éste tipo de pintura cuenta con una tensión superficial mucho mayor de la que podemos encontrar en las pinturas plásticas. Ésto quiere decir que por un lado, al secar tiende a tensar y “autonivelar” toda la pintura, pero por otro lado las burbujas serán más profundas y persistentes que utilizando una pintura al agua.

¿Cual es la solución?

En primer lugar, hemos de diluir la pintura en su punto justo. Si nos pasamos y la utilizamos demasiado líquida, crearemos una infinidad de burbujas. Es cierto que el problema no será demasiado grave, pues la pintura demasiado diluida no crea capas gruesas. Pero habrá por todas partes.

Si no la diluimos en absoluto, no aparecerán tantas burbujas, pero aquellas que aparezcan tendrán un tamaño y un grosor importante que además persistirán una vez seca la pintura. La solución pasa (una vez más) por diluir bien y utilizar la herramienta adecuada.

Es muy común la utilización de rodillos de “espuma” cuando queremos conseguir un resultado fino y uniforme. Es un completo error. Los rodillos de espuma crean una grandísima cantidad de burbujas (como una esponja de baño impregnada en agua jabonosa). Sólo deberían utilizarse para productos con una densidad igual o inferior al agua.

Lo idóneo es utilizar un rodillo de pelo MUY corto. Creará menos burbujas y la tensión superficial de la pintura terminará igualando toda la superficie logrando un resultado uniforme.

El truco para eliminar el problema de las burbujas es desgastar el rodillo lo máximo posible y hacer una pasada extra aplicando la mínima presión posible antes de que la pintura llegue a secar. Con el rodillo prácticamente sin pintura no aportaremos textura ni burbujas.

como evitar burbujas al pintar madera
Burbujas creadas al aplicar esmaltes sobre madera o metal

COMO EVITAR BURBUJAS AL PINTAR CON PISTOLA

Al pintar con pistola pueden surgirnos burbujas en la pared también. Hay que decir que no es normal, y si aparecen es porque algo no está funcionando bien. O bien tenemos la boquilla obstruida (con lo cual hay retorno de aire al depósito y se forman burbujas dentro) o estamos proyectando con una boquilla excesivamente grande y se forman burbujas al salpicar las gotas de pintura sobre la pintura ya aplicada.

En el primer caso, si introducimos aire en el depósito y creamos burbujas de aire en la pintura que contiene, según el tamaño de la boquilla podemos proyectarlas directamente a la pared. En el segundo caso, necesitamos cambiar a una boquilla más pequeña o regular el tiro del gatillo para que salga menos pintura. Podemos probar también a reducir la presión del caudal de aire.

Burbujas al pintar con pistola
Cráteres creados por burbujas que estallan al secar

Si acumulamos demasiada pintura y no eliminamos las burbujas, al secar se romperá la parte más externa y fina. Nos quedará una textura parecida a lo que vemos arriba. Sea como sea, nunca deberíamos aplicar a pistola demasiada pintura de una sola vez.

Es infinitamente mejor (y más seguro) aplicar capas delgadas y escasas e ir añadiendo material hasta lograr el grosor deseado. Si intentamos terminar el trabajo por la vía rápida aportando mucha pintura de golpe no sólo aparecerán burbujas. Dependiendo de la dilución de la pintura es posible que empiece a gotear resbalando de la pared.

Y ése es otro problema, pero… ¡vaya problema!

Es de los que peor solución tienen y nos obligará a invertir mucho más trabajo y esfuerzo. Los atajos nunca son buenos (y menos si no conocemos perfectamente el medio, los materiales y las herramientas).

COMO ARREGLAR UNA PINTURA CON BURBUJAS

En el caso de tener que enfrentarnos a una superficie estropeada por un exceso de burbujas tendremos que valorar el tamaño de las mismas. Si son superficiales y de pequeño tamaño bastará con lijar la zona muy suavemente con una lija de un grano aproximadamente 220.

Sin embargo si tenemos grandes irregularidades creadas por gran acumulación de burbujas en capas abundantes de pintura, necesitaremos masillar y luego lijar toda la zona para suavizar toda esa textura indeseada.

Aplicar una nueva capa de pintura sin tratar el problema tratando de cubrirlas sin más es otra opción, pero no la más recomendable. Si estamos utilizando una pintura densa (como una plástica de pared o fachada) seguramente bastará para uniformar la superficie.

Sin embargo en caso de que estemos utilizando otro tipo de pintura más “fina” (como por ejemplo una vinílica o un esmalte) no dará resultado. Este tipo de pinturas tienen mucho cuerpo cuando las aplicamos pero cuando secan pierden gran parte de ese volumen. Por lo que nos puede dar la falsa impresión de que estamos solucionando el problema mientras estamos pintando. Pero al secar el defecto volverá a hacerse patente.

CONCLUSIONES

Como siempre, los principales problemas que nos pueden surgir al pintar, no se dan tanto por falta de conocimiento si no por hacerlo precipitadamente o con prisas. Preparar adecuadamente los soportes a pintar, invertir tiempo en seleccionar las herramientas adecuadas y poner atención al estado de la pintura antes de ponernos manos a la obra ahorrará toneladas de tiempo y esfuerzo.

Nunca nos cansaremos de insistir en lo importantísimo que es utilizar la pintura en su punto justo de dilución. No hay forma de lograr un buen resultado partiendo de una mala materia prima. Y cualquier pintura (incluso las de más calidad) darán resultados mediocres si no están correctamente diluidas.

Seguir el consejo del fabricante, el vendedor o un profesional en este aspecto evitará múltiples problemas, entre ellos, la aparición de burbujas. Y las que aparezcan, se irán una vez la pintura haya secado.

¡Gracias por llegar hasta aquí!

Si nos hemos dejado algo… ¿Nos lo cuentas en un comentario?.

¡Síguenos en Facebook e Instagram!.

QUIZÁS TAMBIÉN TE INTERESE ALGUNO DE ESTOS ARTÍCULOS:

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *