QUE PINTURA ELEGIR PARA PINTAR MI CASA

que pintura elegir para pintar mi casa

QUE PINTURA ELEGIR PARA PINTAR MI CASA

¿Qué pintura elegir para pintar mi casa? ¿Cuánta cantidad? Son dos preguntas de muy fácil respuesta ¡En este artículo aclaramos todas tus dudas! Básicamente respecto a la pintura de pared, de forma muy general podemos diferenciar entre dos grandes grupos: Interior o Exterior y Brillo o Mate.

Aunque existen pinturas con diferentes composiciones vamos a centrarnos en las llamadas “plásticas” (acrílicas o vinílicas indistintamente).
Los esmaltes, revestimientos y otros tipos, las dejaremos al margen para otros usos más específicos. 

La pintura plástica es la pintura más extensamente utilizada. Casi con toda probabilidad tus paredes estén pintadas con ella. Tiene un coste notablemente más bajo que los esmaltes por ejemplo y mantienen un buen acabado y una buena resistencia al roce.

¿Entonces… que pintura elegir para pintar mi casa?

Más allá de la ovbiedad de utilizar pintura para exteriores o interiores donde corresponde, es interesante resaltar que no existe ningún problema (ni tampoco ganancia) en la aplicación de pinturas de exterior en el interior de nuestra vivienda. El acabado será tan bueno como la pintura de interior, pero pagaremos una resistencia a agentes externos que es totalmente irrelevante en interiores.

Sin embargo, podéis estar segur@s de que ahorrar en una pintura para interiores dará muy malos resultados a medio-largo plazo si se utiliza en exteriores (sobre todo zonas húmedas o muy expuestas al sol)

¿Brillo o mate?

Es una decisión muy personal, aunque ambos tipos de pintura tienen características propias que cabe destacar.

Pintura plástica Mate

  • Tiende a disimular las imperfecciones de la pared.
  • Tienen un poder de cubrición superior a las pinturas brillantes.
  • Las manchas o roces pueden ser complicados o imposibles de eliminar.

Pintura plástica Brillante o “satinada”

  • Son fácilmente limpiables
  • Precio algo más elevado.

 El brillo que aporta a la pared, resaltará cualquier imperfección de la misma, no se recomienda para superficies lisas.

 Son pinturas menos cubrientes que las que no tienen brillo (tienen menos carga de minerales).

 Aumenta los problemas de condensación en zonas con humedades.

¿Y… TENGO QUE DILUIR LA PINTURA?

Pues depende mucho de cada fabricante. Algunos las venden listas al uso o ya diluidas y en otros casos forman una masa espesa con la cual es imposible trabajar sin diluir.

Es un tema realmente extenso que merece una entrada dedicada, ya que la dilución va a marcar mucho la sencillez o complicación del trabajo y por supuesto el resultado final.

Como norma general, trataremos de que la pintura se asemeje a una textura algo más líquida que el yogurth líquido. Si… es complicado, pero basta saber que no queremos algo tan fluido como la leche ni nada tan espeso como la miel.

Para comprobar si está bien diluida o no, podemos hacer una pequeña prueba. Si “levantamos” algo de pintura y dejamos que gotee sobre el cubo, las gotas no salpican. Se “unen” al resto de pintura rápidamente.

Esperamos haber resuelto todas tus dudas. Si quieres puedes dejarnos un comentario.
¡Gracias por leernos!¿Quieres compartirlo?. Siguenos en Facebook e Instagram.

QUIZÁS TAMBIÉN TE INTERESE ALGUNO DE ESTOS ARTÍCULOS:

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *